Puente De las Cadenas

Puente de las cadenas Széchenyi



En el invierno de 1820, cuando murió el padre de István Széchenyi, quería ir a su funeral en Viena. Fue en este momento que se formuló la idea de construir un puente de piedra permanente, ya que la ruptura del hielo del Danubio, que acababa de alcanzar su punto máximo en ese momento, hizo que cruzar en barco fuera imposible, haciendo para Széchenyi fuera más difícil.

la construcción fue controlada por Adam Clark, de ascendencia escocesa cuyo nombre puede ser familiar, ya que la plaza en la cabeza del puente en Buda lleva su nombre. (Plaza de Clark Adam )

Como resultado de la Revolución de 1848-49 y la Guerra de la Independencia, la construcción se ralentizó y la gente del pueblo solo tomó posesión del puente a fines de 1849. En ese momento, todos los transeúntes tenían que pagar la aduana para cruzar el puente. Para los peatones, 1 krajcares (moneda antuigua) para carros pequeños 5 y 10 para carros grandes. Es un hecho interesante que el propio Széchenyi nunca podría haber cruzado el puente, ya que se había retirado al Hospital Mental Döbling en el momento de la inaguración.

El puente fue renovado por primera vez en 1914 y reabierto en 1915. Fue entonces cuando el puente pasó a llamarse oficialmente "Széchenyi Puente de las Cadenas, del antiguo "Puente de las Cadenes ".

En 1945 el II. Al final de la Segunda Guerra Mundial, casi toda Budapest fue volada y bombardeada, incluido el Puente de las Cadenas.

 Fue reconstruido en 1948 y reabierto a los residentes de Budapest en el 100 aniversario de su transferencia original.

El Puente de las Cadenas Széchenyi fue construido en estilo clasicista. A ambos lados podemos encontrar el escudo de armas húngaro y los leones de piedra que custodian el puente. Hay una leyenda interesante asociada con estos leones, o más precisamente su lengua. Muchos afirman que los leones tallados no tienen lengua, pero otros dicen que simplemente no se los puede ver desde el nivel de la calle. La próxima vez que vaya, asegúrese de echarles un vistazo.

El Puente de las Cadenas Széchenyi es de visita obligada cuando visite Budapest. La luz del atardecer es aún más hermosa.


Productos relacionados
Iniciar sesión